CEMDDE
Seguinos en
FacebookYoutube
Suscribite al Newsletter
Newsletter
Solicitar Turno
Solicitar Turno
CLUB DE SALUD

Actividad Física para la Salud

Alcanzar niveles indispensables de rendimiento humano en cualquier disciplina es el punto final de un largo proceso de trabajo. La vida de hoy reclama que los niveles de desarrollo físico logrados sean de una magnitud habitual en el pasado pero que la vida occidental ha llevado que la escasa estimulación de hoy hace que las personas necesiten estimular su gasto energético.

La planificación del esfuerzo físico implica un proceso que parte desde el diagnóstico de las características individuales y debe terminar en el conocimiento de las cualidades fisiológicas y objetivos de salud. Desde el punto de partida a la llegada se encuentra el proceso de actividad física adaptada y aprendizaje, que es indispensable realizar desde un encuadre científico. Este proceso seria impensable sin profesionales debidamente capcitados y entrenados.
También es de suma importancia entender que el proceso de entrenamiento o actividad física y de adaptación a ese esfuerzo, es un fenómeno absolutamente individual. No todos responden a las mismas cargas de trabajo de la misma manera, ni necesitan el mismo tipo de esfuerzo físico para conseguir los mismos objetivos. Esto hace indispensable que el entrenador tenga información a cerca de los niveles de intensidad que una persona necesita. De sus características aeróbicas, de su nivel de flexibilidad, fuerza, de sus necesidades de aumentar masa muscular o disminuir masa grasa, etc.
No debe olvuidarse que en países como los de América Latina en general y la Argentina en particular, alrededor de dos tercios de la morbimortalidad se producen por enfermedades no transmisibles, que se asocian a los estilos de vida y las conductas. Sólo las enfermedades cardiovasculares y los tumores representan mas del 40 % de las causas de muerte en la Argentina desde los 25 años de edad y más del 60 % a partir de los 45 años, entre 1992-1994,.

Hay claras evidencias de que la inactividad física y el incremento del sedentarismo causan un gran deterioro de las funciones físicas. Patologías comunes pero serias como la enfermedad coronaria, hipertensión arterial, obesidad, ansiedad y depresión, enfermedades de la columna vertebral, cáncer etc., han sido relacionadas directa o indirectamente con la ausencia de actividad física.

La actividad física reduce el riesgo de enfermedad coronaria, por medio de diversos mecanismos metabólicos y fisiológicos. Retarda el proceso aterogénico, disminuye la tensión arterial, mejora la eficiencia de la bomba cardiaca, reduce el riesgo de trombosis, aumenta la tolerancia a la glucosa y reduce el riesgo de arritmias fatales al disminuir la sensibilidad miocárdica a las catecolaminas.
Servicios Médicos
Servicios Educativos


CEMDDE